• Editor

El pragmatismo manda en las relaciones internacionales: Rusia, Francia y China.




En su apuesta por la construcción de un multilateralismo solidario y pragmático, el presidente Alberto Fernández cerró otra semana con avances para su agenda internacional, con diálogos con Vladimir Putin (Rusia), Emmanuel Macron (Francia) y António Costa (Portugal), con quienes habló sobre las gestiones de apoyo al país en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la provisión de vacunas contra el coronavirus y el impulso al acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.


En la reunión bilateral con Rusia, en modo virtual desde Olivos, Fernández agradeció a Putin por el trabajo del Instituto Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa por "todo el esfuerzo" empeñado para la provisión de las vacunas Sputnik V, a las que calificó como de "excelencia", tal como se vio reflejado en los "resultados de la campaña de inmunización, que fueron excelentes y sin efectos adversos".


En ese marco, el Presidente solicitó la ayuda de su par de Rusia para garantizar el suministro de vacunas hacia la Argentina y América Latina, mientras que el premier ruso informó que se está aumentando la producción para que la Argentina reciba el volumen acordado, según se informó oficialmente.

Además, aceptó la invitación de su colega para visitar su país y le enfatizó que "el vínculo entre ambas naciones es prioritario" y que su voluntad política es trabajar para "afianzar el multilateralismo" a nivel mundial.


Durante el diálogo del martes pasado, que se extendió durante media hora, el mandatario argentino le comentó que el país se encuentra en el proceso de renegociación de las condiciones del acuerdo con el FMI y le solicitó a Putin que Rusia acompañe la propuesta Argentina.


Con el primer ministro de Portugal, António Costa, Fernández conversó el miércoles pasado acerca de la situación epidemiológica de sus países, intercambiaron experiencias y repasaron distintos aspectos de la agenda bilateral y de la situación económica en todo el mundo.


Según hicieron trascender ambos líderes, la conversación incluyó un intercambio sobre las "cuestiones comunes" que mantienen el Mercosur y la Unión Europea, en el contexto de la presidencia pro témpore que ejercen ambos países sobre los respectivos bloques regionales.


A través de su cuenta de Twitter, Fernández dijo que el acuerdo entre ambos bloques comerciales "es una herramienta fundamental para afrontar los desafíos que deja la pandemia, mientras que Costa publicó que ambos habían acordado "hacer avanzar el acuerdo".


Las negociaciones con el FMI volvieron a ocupar el centro de las conversaciones de la agenda internacional del Presidente, esta vez con su par de Francia, Emmanuel Macron, quien desde el comienzo de la gestión de Alberto Fernández viene acompañando a la Argentina en las conversaciones con sus acreedores.

En el diálogo que mantuvieron ayer, una vez más, el presidente de la República francesa recibió el agradecimiento del argentino por su acompañamiento en las negociaciones con el FMI, al igual que cuando había apoyado al país en su conflicto ya resuelto con los acreedores privados.

Durante la conversación, que se extendió por más de cincuenta minutos, Fernández y Macron analizaron el impacto de la pandemia de coronavirus en ambos países, las restricciones para contener la circulación de la Covid-19 y las nuevas variantes del virus, así como el proceso de vacunación.


En ese sentido, los mandatarios coincidieron en la necesidad de "aumentar la producción de vacunas, como un bien universal sin propiedad intelectual, a fin de garantizar su acceso a los países en desarrollo", según se informó.

En otro orden, el jefe de Estado francés felicitó a su colega por la reciente sanción en el Congreso de la Nación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).


En lo que va del 2021, Fernández mantuvo conversaciones con líderes de diversos países del mundo, y con todos ellos buscó un diálogo pragmático en el que se destaca la apuesta por una resolución global de los problemas y desafíos que enfrenta el mundo en la actualidad, destacaron desde el Gobierno.


Días atrás mantuvo también una comunicación con la líder alemana Angela Merkel, encabezó un viaje oficial a Chile para reunirse con su par Sebastián Piñera y participó del Foro Económico Mundial.


En enero, recibió al ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi, para reforzar el vínculo con ese país, y promover la llegada de más inversiones niponas en suelo argentino.

En el Gobierno destacan que "de México a Bolivia, las gestiones de Fernández están favoreciendo el avance de la inmunización regional" y que busca articular alianzas regionales por sobre las diferencias ideológicas.

De la visita de Estado realizada a Chile para reunirse con Piñera, a las gestiones que comprometieron a buena parte del gabinete para acercar posiciones con la administración de Jair Bolsonaro, el Gobierno argentino está desplegando una fuerte iniciativa diplomática.


El objetivo es articular consensos que permitan a la región afrontar la pandemia ?en el corto plazo- y promover el desarrollo económico inclusivo ?para atacar la desigualdad y la pobreza estructural.


En el plano económico-político, Fernández dialogó con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, y también participó -de forma virtual- del Foro Económicos de Davos.

"Acordamos continuar trabajando en un programa diseñado y conducido por la Argentina, que cuente con el apoyo del organismo", sostuvo Fernández, tras su último diálogo con la titular del FMI.


En ambos casos, el Presidente pronunció un discurso centrado en las acciones que viene realizando desde el inicio de la gestión y en las conversaciones que mantiene con los líderes mundiales para promover un multilateralismo solidario que le ponga fin a la pandemia y prepare las condiciones para los desafíos sanitarios de este siglo.

Los ejes fueron allí la solidaridad económica y el fin de las políticas de austeridad para terminar con "el capitalismo infeliz" que genera pobreza y precariedad; el compromiso del gobierno argentino para luchar contra el cambio climático y promover el desarrollo sustentable de la economía; y la solidaridad y el multilateralismo para ponerle fin a la pandemia, así como estar preparados para los desafíos sanitarios del siglo XXI.


En tanto, aún sin confirmación oficial, Fernández y Bolsonaro se podrían encontrar en San Pablo el próximo 26 de marzo en el marco de una convocatoria de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp) en una fecha que además coincidirá con los 30 años de la creación del Mercosur.


Por último, la política exterior de la Argentina, en el marco de la prioridad que Fernández asigna al vínculo directo con otros mandatarios, tiene reservado un capítulo para China, país con el que la Argentina firmó una asociación estratégica integral: el gobierno de Xi Jinping cursó una invitación oficial para un visita a Beijing aunque el viaje, con fecha tentativa para mayo, está atado a la evolución de la pandemia a nivel planetario.


Ambas partes confían en que esa visita se realizará luego de que se concreten las negociaciones para la compra y provisión de vacunas contra la Covid-19, tratativas que hoy están en curso.