• Editor

El plan económico plurianual


Otro de los focos de la negociación que parece haber emergido en las últimas horas es la posibilidad de que, en el nuevo programa con el organismo, la Argentina pueda enhebrar un programa económico plurianual. En rigor, este programa no es más que la hoja de ruta que alimentará el plan económico este año y que incorpora las metas fiscales, las proyecciones de inflación e incluso los niveles de reservas del BCRA “aceptables”. El rasgo particular es que ese plan será para los próximos años (en principio 2021, 2022 y 2023) y que, según comentaban fuentes del Gobierno anoche, podría ser ingresado al Congreso en las próximas semanas.



Los contactos entre la Casa Rosada y el organismo que conduce Kristalina Georgieva han asumido ya el carácter formal de negociación. En este sentido, desde ambos lados se ha confirmado la intención de que las conversaciones entre el staff técnico del organismo y los funcionarios del equipo económico ganen mayor profundidad. La última semana, el vocero del FMI, Gerry Rice, señaló que aguardan que el equipo económico termine de definir “su plan económico de mediano plazo”, lo que se traduce como un programa plurianual que, como se dijo, incluirá metas de acumulación de reservas, déficit e inflación.


También se espera que en esas circunstancias Guzmán obtenga el aval del Congreso para negociar el nuevo acuerdo (programa) con el FMI, ya que tanto el ministro como el resto del equipo económico buscarán el aval del Palacio Legislativo para encarar el tramo final de las conversaciones que apunta a cerrarse antes del mes de mayo.

A la vez, destacan que eso servirá para presentarle al FMI “los números” y despejar dudas que han aparecido en los últimos días en el sector privado. Las últimas semanas han traído algunos cambios en el marco en el cual se están llevando adelante las negociaciones. Como se dijo, el factor electoral comenzó a tallar a la hora de ir sedimentando las bases de los futuros compromisos que podrían atar, en parte, las posibilidades del Gobierno de impulsar el gasto para generar una reactivación económica. Se esperan definiciones.