Economía del conocimiento: no pagarán derechos de exportación prestaciones de servicios

No pagarán derechos de exportación prestaciones de servicios realizadas en el país cuya utilización se haga en el exterior



El Gobierno aprobó la reglamentación del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento y dispuso fijar en cero los derechos de exportación a las prestaciones de servicios realizadas en el país, cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior.



Así lo establece el decreto 1034/2020 publicado este lunes en el Boletín Oficial, que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y los ministros de Economía, Martín Guzmán y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

El decreto aprueba la Reglamentación de la Ley N° 27.506 y su modificatoria, conocida como "Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento", que fue promulgado el 26 de octubre pasado tras la sanción en el Congreso en agosto.


Fernández facultó a la autoridad de aplicación de esta norma y de la Ley de Promoción de la Industria del Software N° 25.922 a dictar las normas aclaratorias y complementarias que sean necesarias.


También se fijó un derecho de exportación del 0% a la exportación de las prestaciones de servicios realizadas en el país, cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior, efectuadas por los sujetos inscriptos en el "Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento".


Asimismo, la gestión Fernández derogó el Decreto 708 del 15 de octubre de 2019 con el que el entonces presidente Mauricio Macri había aprobado la reglamentación del régimen anterior que fue modificado por iniciativa del Frente de Todos.

La norma beneficia a la industria del software, producción audiovisual, biotecnología, bioinformática, ingeniería genética, nanociencia, industria aeroespacial y satelital y la ingeniería nuclear.


El objetivo es darle una mayor promoción al régimen para la incorporación, aplicación y adopción intensiva de conocimientos derivados de los avances de la ciencia y de la tecnología a las actividades que se desarrollen, en pos de la mejora y perfeccionamiento de la producción de bienes y servicios.


Esas mejoras, considera el decreto 1034, se basan en la creciente utilización de las tecnologías de la información y las comunicaciones, el conocimiento científico y el empleo de capital humano con altos niveles de calificación, contribuyendo de esta manera a una mayor competitividad, a la internacionalización empresarial, al desarrollo de una mayor eficiencia y a la incorporación de mayor valor agregado a partir de la innovación, lo que impactará directamente en el bienestar social, promoviendo especialmente los rubros detallados en el artículo 2° de la citada Ley N° 27.506.