• Editor

Comercio electrónico: su incremento implica desafíos para todos los sitios web




Los vendedores de productos y servicios por Internet enfrentan nuevos desafíos para mantener e incrementar el interés generado en los consumidores en este año de pandemia, y para ello deberán aumentar la oferta y mejorar los procesos de comercialización, indicaron diferentes referentes del mercado consultados por Télam.

"Para el comercio electrónico fue un año de aceleración de un proceso que ya venía ocurriendo pero acortó los plazos de lo que se esperaba en tres años", afirmó el titular de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), Alberto Calvo.

Remarcó que esta actividad "logró hacer un aporte importante para la economía durante el peor momento del aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO), ayudando a los consumidores a cumplir el aislamiento y a muchas empresas a mantener un giro que fue vital".


"Esta aceleración forzó también a solidificar el desarrollo del ecosistema, robusteciendo la calidad y confiabilidad de los medios de pago y mejorando el servicio de la cadena logística", agregó el dirigente gremial empresario.

Calvo afirmó que el comercio electrónico "es un proceso que llegó para quedarse y formar parte de la habitualidad del consumo de las personas", y subrayó que "el desafío será aumentar la oferta, mejorar los procesos y la capacitación para satisfacer a un consumidor más demandante".


Al respecto el director institucional de la CACE, Gustavo Sambucetti, señaló que entre abril y octubre "se inyectaron muchos consumidores y empresas al mercado", y sostuvo que "ahora está empezando a bajar el agua, y las empresas que por el hecho de tener un sitio en línea vendieron durante mayo y junio, tienen que tener una propuesta de valor".

"La mayoría de quienes entraron y probaron la compra electrónica, van a seguir" usando esta modalidad, "quizás no en todas las categoría", pero "claramente el piso -de consumidores electrónicos- va a quedar mucho más arriba de lo que estaba al empezar el año", estimó Sambucetti.


En ese sentido desde la plataforma de comercio electrónico Tiendanube indicaron que "mes a mes siguen apareciendo nuevos usuarios que compran online por primera vez".

Precisaron que el pico de ingresos al consumo digital ocurrió en abril y mayo "con un millón de personas únicas que hicieron su primera compra en línea", lo que representó un incremento del 50% en compradores.


"Este valor fue disminuyendo con el correr de los meses, lo cual se tradujo en mayor cantidad de usuarios que compran online más de una vez en el mismo mes, pasando del 12% en marzo a 30% en diciembre", indicaron.

El crecimiento en cantidad de ventas se multiplicó por cuatro, además de contar con más tiendas que se volcaron al online y crearon su propio ecommerce.


Todos los rubros tuvieron incrementos pero casa y hogar junto a comida y bebidas registraron los porcentajes más altos, con el 270% y 240% respectivamente.

En cuanto a las modalidades de pago, el uso de tarjeta de crédito representa el 55% de las operaciones, seguido por el pago con débito (20%) y el resto se divide entre pagos en efectivo, transferencia bancaria o depósito.

Según señaló la gerente de comunicaciones de la plataforma, Victoria Blazevic, "nadie estaba esperando un desafío tan grande como el que nos trajo 2020".

"El mundo digital que antes era una de las opciones de venta para los negocios, se tornó el único canal prioritario para poder seguir vendiendo y hoy las redes sociales son uno de los aliados estratégicos que potencian el posicionamiento de las marcas", afirmó Blazevic.


Las redes sociales acapararon el 35% de las ventas totales que se producen en comercios de Tiendanube, indicaron.

Desde la plataforma E3, el gerente comercial Ignacio Letizia, señaló que "hoy tenemos la certeza de que el consumidor se encuentra en el canal online", por lo que "está en nosotros llamar su atención, captarlo y fidelizarlo":


Para ello remarcaron que "la optimización de las tiendas online debe ser constante para poder rendir al máximo", lo que implica realizar "estudios de usabilidad, análisis de la interfaz, optimización de las fichas de producto y encuestas de satisfacción", entre otras acciones para asegurar que la página sea atractiva y simple para el consumidor.


La omnicanalidad, es decir llegar a los consumidores frecuentes y a los potenciales a través de diferentes caminos que incluyen redes sociales, contacto por servicio de mensajería, mails, incluso la llamada telefónica, es la regla.


"La estrategia omnicanal involucrando la transformación de las tiendas físicas en puntos de pickup o showrooms, permite sacar provecho del inventario y llegar a aquellos consumidores de proximidad a través del canal digital", indicó Letizia.

Otra tendencia a incorporar como habitual en los sitios de venta electrónica es la utilización de los sistemas de big data, inteligencia artificial y machine learning (aprendizaje automático) para ofrecer a los clientes experiencias personalizadas.

320X50_PROMO_5.11.jpg